lunes, 8 de noviembre de 2010

De golpe me acordé del invierno

Asi es... de pronto, entre los primeros ardores del aire de noviembre me acordé de un invierno en que dejé inconcluso un paisaje humano... Hoy, 13 años despues, puedo decir que ya está listo (la mierda compadre!! ¿quién dijo que la literatura no lleva tiempo?)
EL HOMBRE (invierno 1997)

...Era fácil confundirlo con una bolsa de arpillera, un bulto descolorido a la entrada del hospital.
Sentado en el piso, apoyado contra el marco de la puerta de acceso. Cada mano suya descansaba sus palmas abiertas contra el hombro contrario, buscando el calor de un estéril autoabrazo contra los espasmos del frío.

Estaba sobre un charquito de orines de color ocre,
que brillaba acusando la victoria de la helada
sobre todo aquello que la noche del invierno decide besar
suspendiendo la vida por unas horas,
blanqueándola con su telaraña de hielo.

Tenía la espalda encorvada y la cabeza hundida entre las rodillas.
El personal ingresaba haciendo flamear las hojas de la puerta doble como en las cantinas de las películas, sin girar la vista hacia el hombre.

…A lo mejor la indigencia
vuelve invisible a quien la padece,
mimetiza a los “nadie” con el entorno
para no entorpecer el paisaje

Cada tanto inhalaba amenazando tragarse todo el frío de la noche. Tal vez quería devorarse al invierno de un suspiro y devolverlo hecho calor desde sus agónicos bronquios.
La gente que salía del hospital, los trabajadores que habían entregado el turno, los que venian a recibir la guardia, los pacientes que salían con algún vendaje en la pierna, o sujetándose el dolor de muelas, o puteando por la falta de medicamentos, apurados todos, tampoco reparaban en el hombre.

…A lo mejor el “ser alguien”
es susceptible de contagio ante la vista del “nadie”
A lo mejor la indigencia, como la conjuntivitis,
entra por la vista.

Una mujer sale con un crío en brazos. El pibito se quitó un caramelo de la boca y lo soltó en las manos del bulto desparramado en el piso, al que era fácil confundir con una bolsa de arpillera.
El hombre intentó una sonrisa desde sus muecas deformes con algún rasgo de humanidad. Hizo un gesto con la bocaza partida y reseca, dejando espacio para la fuga de un hilo de baba que resbalaría por la barbilla como un péndulo semicongelado, vibrando al compás del temblequeo huesudo de las mandíbulas. Fuera del pibe que ya no estaba, nadie mas parecía notarlo.

…A lo mejor, la indigencia
refleja el revés de lo que uno quisiera
o pertenece a una realidad paralela de este mundo
A lo mejor es el descarte de los ensayos
fallidos de una sociedad opulenta y justa
que pasó de largo.
A lo mejor no, pero son el espejo
donde nadie quiere mirarse

A riesgo de la conjuntivitis, y de volverme también invisible o, peor aun, que los espejos me devolvieran la imagen de un pordiosero, opté por mirarlo igual.
Mirarlo hasta resolver que hacer.
Mirarlo y temblar de frío junto al hombre.
Mirarlo... hasta que los ojos duelan.

11 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

ESTE VIERNES EN "PARASUBIDAS" MI PROGRAMA DE RADIO VOY A LEER ESTE INVIERNO DEL QUE TE ACORDASTE.
www.positivafm.com.ar VIERNES DE 19 A 21 HS.

BESOSSSSSSSSS

PD:pasame tu dirección así te mando mi libro artesanal, todito hecho por mí.

Mónica Angelino dijo...

Es más, también algo de La luna y el canal grande voy a leer.

Besosss para vos y la negra!

Natalia grossenbacher dijo...

Hermoso!!! Quiero escribir como lo hacés vos.
Un detalle ortográfico:
Donde dice "mirarlo hasta resolver que hacer" ese "qué" lleva acento. La observación es para que el texto sea perfecto nomás.

Karina Romero dijo...

GRACIAS....UN GUSTO ...PARA NOSOTROS.....AHI ESTAREMOS ..VIENDO TU BLOG..!!!UN BESO.

Carlos Sandoval dijo...

Los dos coment. anteriores fueron recien copipasteadas de la bandeja de hotmail
Natalia:
Bueno, seño Nati... ¿me da recuperatorio? Gracias por estar ahí.
Karina: el gusto es mio, murguera. Saludos un abrazo a los tuyos

Carlos Sandoval dijo...

FELICITACIONES MONICAAA!!!Vi la noticia en el diario y me alegré un montón. Despues de tanto remar.. tu libro seguro ha de traer un rio adentro (para seguir remando)

Ahi te paso por mail mi direccion postal.. espero por el

PD: el vierne estaremos a la oreja con "Parasubidas" y te lo haré saber ahi mismito por la web(no sabia que tenias un prog de radio... otra sorpresa de la Moni.. Jah!) un gusto, relmente un gusto haberte conocido

Mónica Angelino dijo...

COMO IGNORO SI PUDISTE CONECTARTE A INTERNET, CON EL LIBRO TE MANDO UNA COPIA DEL PROGRAMA.

bESOSSSSSSSSSS

Fabiola dijo...

ME ENCANTO LO DEL INVIERNO!! y todos los saludos!!!

germán arens dijo...

¿qué dice Don?...¿cómo anda?.Me gustaría me envíes 4 poemas, una pequeña bio y una foto tuya a mi correo germanarens@yahoo.com.ar para sumarte al blog "Poetas argentinos". Un abrazo Carlos.

www.poetasaltuntun.blogspot.com

Víctor Alberto Cumio dijo...

Carlos, tu pluma va junto al proceso de la historia. El resultado de la lectura que de tus textos hago, como este del invierno, es sentir que me topo con la sustancia de la vida misma.
Entonces, recibe el frescor del reconocimiento por la indumentaria desbordante de tu palabra, hacia lugares inimaginables que ni ella sabe cuáles son. Recibe también, el calor del abrazo. Víctor Alberto Cumio.-

Carlos Sandoval dijo...

MAESTRO VICTOR:
El maestro Victor tiene la capacidad de dar forma a lo inimaginable y salir con lo imposible en bolsillo lo mas campante, como quien vuelve del quiosco.
(ups!...Este saludo me lo vua a autoafanar para alguna poesía... Jah!!)
GERMAn: Tamto tiempo compadre!! Ahi salgo para allá ... gracias por incluirme. Un abrazo

FABIOLA: que bueno verte acá, che... si, si ya se...adeudo una visita.