domingo, 12 de julio de 2009

Letrahue VI- Hoy: El atentado


...El viento de mediados de este Junio (no quiero saber como se vendrá Agosto) trae "cosas" mezcladas entre el polvo y los yuyos redondos que recuerdan a la muerte, sea en lo seco y espinoso , sea porque que recorren las calles sin asfalto ni nombre aún acá por donde vivo.
Y hasta los perros (y los ciegos) le hacen la gambeta.
Del cúmulo de aspereza que silba y pica en la piel por las piedritas, y llena de ardores los ojos
apareció este recuerdo de hace un par de añitos.
Aprovechen antes de que el viento le llene de arenita los ojos, y no quede otra que llorar y putear (ni se les ocurra refregarse)

.... Ahí va:

El atentado
(A veces el viento levanta la marea y el agua del drenaje sube por las cloacas)

…Entre el andar inestable de las flores
y las mariposas sacudidas por el viento,
los Generales indagan el terreno asustados,
cerrando los ojos a cada empujón de arena
que viento del mar les escupe en la cara…

Hoy todo amaneció al revés
Marrones pardos y rojizos resucitan semiblandos,
contrarios al empuje del remolino en cada inodoro
como si supieran nadar.
Los generales revisan el flotante asustados
y espían, del depósito a la taza y de ella a él de nuevo.
Los depuestos los miran sin ojos desde el fondo
y huelen sin narices el aliento de las voces,
cuando la tapa se levanta.
Y aguantan el aire para no tener que respirar de nuevo
el vaho de las fauces de aquellos que tienen voz
Y se retuercen de repugnancia ante quienes los alojaron en la visceral tibieza de la oscuridad interior.

Los Generales los miran volver y volver
como si la gravedad no existiera
en aquel fuerte junto al mar,
de quien el pueblo se disputaba las sobras murallas afuera.

Ahora, la milicada rasa que huyó indemne
del vómito pertinaz de los sumideros
hace cola en los burdeles de a cinco el polvo.
Que habrá permiso hasta que el viento de la vuelta, dicen,
y los regurgite de los cabarutos,
engominados de calostro como
almas recién paridas
con el fusil húmedo de cerveza,
la estampa de un labio seis perlado en la culata de madera
y los sudores de ellas
perfumando de agridulce los bigotes
como una cataplasma de sal, cebolla y miel
para las carrasperas del alma.

Hasta que la pólvora disipe los vahos féminos
que cada entrepierna selló en sus mentes,
valdrá la pena aquel día libre.
El día en que el viento eructó las cloacas a contramarcha
Y los Generales alucinaron el atentado
de un enemigo invisible y poderoso.

El día en que el agua y el viento
fueron terroristas en la jerarquía
y cómplices en la trinchera…

Carlos Sandoval
Marzo 2005

8 comentarios:

germán arens dijo...

Comptrometido su poema compañero...siempre agradable visitarlo.Se saluda.

Anónimo dijo...

QUE ASCO!!!!!!!!! ES ASI NOMAS! TA BUENO!!
LUCIO

Carlos Sandoval dijo...

GERMÁN: Vaya a usted también mi reverencia. Su paso por esta morada es siempre bien recibido.

LUCIO: Esa era la idea, Lucio, esa era nomás. Gracias por pasar y comentar.

Victor Cumio dijo...

"Carlos, gracias por tu disponibilidad desde el blog. Sale a la luz tu compartir, tu apertura de brazos para ponerte al servicio de los demás. Es que con tu actitud de hacer del blog una experiencia inclusiva, me ayudas a comprender que nada de nuestra vida se entiende sin el otro. Saludos también a los que han andado o andan por el blog, y, también a Cecilia y a Carmen. Recibe mi abrazo, estimado amigo Carlos.
VíctoR

Bue, adelante con tus proyectos. Otro abrazo. Chao. Víctor

cecilia dijo...

Hola Victor! te mando un abrazo re grande ! desde Neuquén...!

cecilia dijo...

Ah! me faltó decirte Victor que cuando quieras pasate por Mundo Sol, un blog que estoy haciendo...
el Carlos lo tiene en su lista de Blogs, pasate Victor sos re bienvenido!

cecilia dijo...

y ahora con nueva entrada!!! jaja!
como pan caliente esta este mundito...
carlos avisale a victor!
chao me voy a dormir.

Carlos Sandoval dijo...

BUENO DOÑA CECI... SERÁN DADOS
JAH ... UN ABRAZO Y VAMOS A TU MUNDO SOL.